TEMARIO LA REVERENCIA EN EL TEMPLO

received_10211024628508164

I-“DURANTE EL CULTO”

OBJETIVO: Promover el buen comportamiento de los hermanos durante el culto

INTRODUCCIÓN: Es importante tener presente que cuando asistimos a la casa de Dios lo hacemos para edificarnos espiritualmente: las oraciones, la lectura de la Biblia, los cantos, y la predicación de la palabra de Dios, contribuye a nutrirnos espiritualmente.

I.- GUARDAR SILENCIO Habacuc 2:20

a).- porque Él está en su santo templo 1 Reyes 8:27,29

Un templo es consagrado a su Nombre y la presencia de Dios está en su templo, así que ante ello debemos guardar la compostura, no platicando con el de a lado, no haciendo ruido, evitar salir a cada rato, y estar atentos a lo que indique el que dirige el culto.

b).- merece nuestra adoración salmo 100:3

En reconocimiento que el es Dios, El nos hizo y no nosotros a nosotros mismos, por lo tanto es nuestro deber participar en la alabanza. Es triste ver en nuestras Iglesias que cuando se canta hay varios hermanos que no participan, a demás de que cuando se invita a participar en el coro pocos responden al llamado.

c).- concentrados cuando se hace oración: Hechos 20:36

Al guardar silencio nos ayuda a poner atención y concentrarnos en las oraciones que se realizan. Hemos de guardar silencio cuando sea necesario y asentir con un “amen” al final de las oraciones, cuando hay distracción los hermanos no repiten amen o solo lo hacen mecánicamente. También es importante enseñar a los hijos a cerrar los ojos durante las oraciones, inclinando el rostro en señal de reverencia ante la majestad de Dios.

II.- ESTAR MAS CERCA PARA OIR Eclesiastés 5:1

a).- prefiriendo los lugares de adelante Eclesiastés 5:1a

Al asistir a la casa de Dios debemos buscar los lugares de adelante, esto nos ayudará a estar atentos a la predicación de la palabra, ya que Dios tiene un mensaje para nosotros a través de la exposición de la palabra, si nos quedamos atrás muy posiblemente nos distraeremos.

b).- para no criticar a los demás Eclesiastés 5:1b

Se debe evitar juzgar a los hermanos, por su modo de vestir, de peinar o por alguna otra situación, la palabra de Dios enseña que quien lo hace peca.

c).- logrando una mejor edificación Romanos 15:2

debemos estar atentos durante la predicación: buscar las citas Biblias que indique el predicador, leer en silencio, orar por el  expositor y sobre todo teniendo en cuenta que lio que se está predicando es la palabra de Dios, y por lo tanto merece todo nuestro respeto y atención, esto nos ayudará a comprender mejor el mensaje de Dios para nuestras vidas y solo falta llevarlo a la práctica, en medio de una nación maligna y perversa entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo Filipenses 2.15.

III.- PRESENTANDO UNA ADORACIÓN GENUINA Isaías 29:13

a).- no solamente de labios

De la misma manera que con el pueblo de Israel, Dios no acepta una adoración de labios, porque El conoce los corazones de las personas. Cuantas veces sucede que aun cuando estamos en el culto y cantamos, oramos o escuchamos la palabra de Dios y nuestros pensamientos están ocupados en otras preocupaciones.

b).- de todo corazón

Muchos cristianos piensan que ir al templo: y cantar, orar, leer la Biblia ya están cumpliendo con sus deberes para con Dios, pero no lo hacen de corazón es decir con todo su ser entregados y rendidos a Dios. Solo lo hacen para aquietar sus conciencias pero no obtienen ningún provecho espiritual porque no están glorificando en verdad a Dios.

c).- con una vida integra Amós 5:21-24

por otro lado es importante saber cuál es la adoración que le agrada y acepta Dios; y si bien es cierto que cantar entonados, hacer cultos solemnes, dar ofrendas liberales etc. Es importante aun así para que todo esto sea aceptable primero se debe llevar una vida integra en donde se practique la misericordia con el prójimo, la justicia, la humildad, etc. De hecho la biblia dice que ese es el mejor culto racional (inteligente) que le podemos ofrecer a Dios, “nuestro estilo de vida” y entonces los cultos que le ofrecemos en el templo serán aceptados. Romanos 12:1

CONCLUSION:

Seamos reverentes durante el culto a Dios. No olvidemos que a Dios no le agradan los insensatos y que también Dios se agrada de nuestra reverencia.

2º SUBTEMA: EN SU FORMA DE VESTIR EN EL TEMPLO

OBJETIVO: que los hermanos comprendan que la forma en que vamos vestidos a los cultos debe ser de acuerdo a la palabra de Dios

 (Pasaje Bíblico: Génesis 3)

Texto para Memorizar:“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y vistiólos”. (Genesis 3:21)

Introducción: El libro de Génesis nos indica el origen de todas las cosas, y el vestido de los seres humanos no es la excepción. Dios en su infinita sabiduría le dio túnicas con materiales adecuados y de diseños apropiados para el cuerpo de mujeres y de los hombres; por lo tanto, el hombre debe ver cuál es la instrucción en la Santa Palabra, para vestirse adecuadamente delante del Creador, pues estamos continuamente en su presencia.

I.- EL PROPOSITO DE LA ROPA: PARA CUBRIRNOS DELANTE DE SUS OJOS

a).- A cusa de nuestra desnudez.-Para el hombre, el primer síntoma de la presencia de pecado en su corazón fue el sentir vergüenza por estar desnudo. De no ser por esta percepción, Adán y Eva no se daría cuenta en lo inmediato de su estado de pecaminosidad (Gen.3:10).

b).-El concepto de desnudez está muy ligado al pecado.- Antes de la entrada del pecado, la primera pareja estaba vestida de santidad, por ello cuando pecaron, se vieron desnudos y temerosos ante la presencia de su Creador. Dios prohíbe ver la desnudez de otras personas, solo está permitido ver la propia y la del conyugue. Los pecados más comunes en nuestros días es la fornicación, adulterio y pornografía; ligados directamente a la desnudez (Levítico 18:6-20). Por ello, la ropa es muy importante en cada persona.

  1. c) Contra el temor.- Para cualquier persona en su sano juicio, andar desnudo le provoca temor y vulnerabilidad, un sentimiento que se llama pudor: Dios lo puso en nosotros para que no andemos sin ropa enseñando nuestras partes íntimas ante el mundo, ni grandes áreas de nuestra piel. Dios en su misericordia no le quitó la vida a nuestros primeros padres, aunque ellos tenían temor de ello. Es por su misericordia que les dio ropas. De esta forma la ropa es un recordatorio de que Dios nos ama.

II.- BAJO EL DISEÑO DIVINO

a).-No de hojas de higuera.-El Señor no aprobó la ropa que la primera pareja se auto-fabricó: ni el material ni el diseño eran adecuados. Las hojas se marchitan y caducan exponiendo la desnudez humana en muy poco tiempo. Nótese que en ese momento, en el Edén, solo estaban Dios, Adán y su mujer. Así que Adán pudo decir: “A nadie voy a molestar en mi ‘barrionudista’, pues solo Dios que me creó y mi mujer me van a ver; ¿Para qué tomarme la molestia de usar ropa?” Aún en esa “soledad”, Dios les otorgó ropa, porque están en la presencia del Altísimo.

Muchos de los materiales que actualmente se fabrican satisfacen el ego de las personas, pero no cumplen con los requisitos de la palabra de Dios. Los hombres hacen sus materiales y diseños, con el afán seducir a su público, solo buscan las ganancias monetarias.

b).- Sí de pieles de animales.-El hecho de que hayan sido de pieles de animales implica que Dios los sacrificó. Esos animales fueron los primeros inmolados como una figura del verdadero sacrificio vicario hecho por nuestro Señor Jesucristo. Por eso no murieron súbitamente Adán y Eva, pues Cristo nuestro sacerdote intercedió por ellos y sacrificó estos animalitos. Las pieles de seres inocentes muertos sirven para cubrir la vergüenza y el temor de seres pecadores; Dios veía las manchas de sangre inocente en las pieles que ahora tenían sobre sí nuestros primeros padres. Las vestiduras suministradas a Adán y Eva, fueron de un material resistente y no transparente; de tal forma que en cualquier momento no expusiera su desnudez. Eso no significa que debemos vestirnos de pieles de animales, pero sí de materiales que no sean transparentes.

c).- De diseño adecuado.-Dios le dio a cada uno de la primera pareja una túnica de diseño adecuado, por cuanto uno era varón y la otra era mujer, sus cuerpos fueron creados de forma diferente. La Biblia dice que los hizo “varón y hembra” (Gen.5:2a.), también dice: “No vestirá la mujer hábito de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es á Jehová tu Dios cualquiera que esto hace”(Deut. 22:5). En nuestros días desafortunadamente las mujeres usan prendas que las hacen parecer varones y los hombres usan ropas que los hacen parecer mujeres; una confusión. La ropa debe cubrir la mayor parte de nuestro cuerpo, con la holgura adecuada para que sea decente.

III.- CON SIGNIFICADO AGRADABLE A DIOS

a).- Como sacerdotes.-El nuevo testamento nos dice que todos los creyentes en Jesucristo somos sacerdotes delante de Dios y de todo el pueblo que nos rodea (1Ped.2:9; Apoc. 1:6; 5:10). Por lo tanto debemos vestirnos siempre con decencia, pulcritud y honra para nuestro Señor, dentro de nuestras posibilidades económicas.

Es fuerte el contraste que la escritura expresa en relación a los sacerdotes de su pueblo contra los sacerdotes de pueblos idólatras: En todas las religiones paganas de los tiempos del Antiguo Testamento, sus sacerdotes utilizaban ropas transparentes, cortas y sin ropa interior; para poder hacer el despliegue de su religión tenían que subir por gradas, de tal forma que siempre estaban expuestos sus genitales ante el público, porque incluso el sexo ritual era parte de la adoración a sus deidades. Siempre fueron religiones de hedonismo y perversión sexual. Por ello la Palabra de Dios indica lo siguiente: Ex. 20:26.-“Y no subirás por gradas a mi altar, porque tu desnudez no sea junto a él descubierta”. En cambio las vestiduras sacerdotales que fueron indicadas por Dios a su pueblo, con santidad, como lo dice Ex.28:2.- “Y harás vestidos sagrados á Aarón tu hermano, para honra y hermosura. Nuestro atuendo diario debe estar en un marco de santidad, buen gusto, solemnes y de respeto a nuestro Dios.

b).- Como soldados de Cristo.-Cuando la Biblia hace referencia a nuestra vida espiritual y las acechanzas del enemigo, nos indica que debemos vestirnos de armas de luz y de la armadura del creyente (Rom. 13: 12; Efe.6: 10-18). Básicamente es la santidad, la fe, la confianza y la oración con la que andamos delante de nuestro Dios. Recordemos que nuestro exterior es solamente un reflejo de lo que hay en nuestro interior, por ello la Escritura constantemente recurre a los términos de pecado o fe, tinieblas o luz a la hora de vestirnos. Nuestra ropa debe denotar lo que llevamos en nuestro interior: “somos templo del Señor y su Santo Espíritu”

b).- Vestirnos para el Señor.- Debemos elegir ropa al comprarla y al vestirnos con la idea de que nos vestimos para el Señor (1Cor 10:31). Por esto hemos de comprar ropa escogiendo con sabiduría y temor de Dios: las solteras lo harán pensando agradar al Señor (1 Corintios 7:32,34); las casadas procuraran agradar a sus maridos (1 Corintios 7:34) aquí necesitamos esposos sabios y prudentes y que teman a Dios de modo que orienten a sus esposas e hijos en el vestir, por respeto a ellos y a Dios; pues El ha puesto al esposo como cabeza de la mujer y mucho tiene que ver el marido en el vestido de su esposa. Recordemos que en el culto y siempre estamos ante la presencia de Dios. Al elegir ropa siempre pensamos en la esposa, el esposo, los hijos, los amigos los vecinos, los compañeros de trabajo; la reunión y su tipo; la ocasión y los asistentes; pero casi nunca pensamos en el Señor. Qué diferencia tan grande será pensar que estamos ante la presencia del Todo-poderoso en el momento de comprar ropa o de vestirnos.

CONCLUSION.- La ropa es una muestra de la misericordia de Dios hacia el humano. Las primeras ropas significaban expiación, liberación de la muerte inmediata y del temor. Dios otorgó materiales y diseños adecuados tanto para el varón como para la mujer. Siempre que nos vistamos debemos hacerlo pensando en que somos sacerdotes y que estamos en presencia continua ante los ojos de Dios. Y muy especialmente cuando nos presentamos en el templo a adorar a Dios, y quitemos de nuestra mente que “a Dios lo que le importa es el corazón y no importa cómo te vistas” muchos piensan que este es el mejor argumento para vestirse de manera indecente aun en los cultos, pero en este estudio hemos visto con argumentos bíblicos que la ropa del cristiano debe ser ordenado.

DEPARTAMENTO ESPIRITUAL 2018

 

Anuncios