Unión, Consagración, Fidelidad.

Temario de la Semana del Hogar 2018

SEMANA DEL HOGAR CRISTIANO

TEMARIO PARA LA SEMANA DEL HOGAR

Tema general:

“LAS ETAPAS DE NUESTROS HIJOS”

1.- LA NIÑEZ

2.- LA ADOLECENCIA

3.- LA JUEVENTUD

4.- EL NOVIAZGO DE NUESTROS HIJOS

5.- EL MATRIMONIO DE NUESTROS HIJOS.

“LA NIÑEZ”

Proverbios 22.6

  1. Definición:  Niñez (Infancia): Período de la vida humana, que se extiende desde el nacimiento a la pubertad. La niñez en el plan divino para el hombre. Nuestro Buen Dios determinó que el ser humano, creado a su semejanza, tuviera experiencias únicas en su vida, por lo tanto Dios planeó que pasara por diferentes etapas en su vida, iniciando como niño en un desarrollo progresivo hasta llegar a su estado maduro (la adultez); nuestro Señor Jesucristo también tuvo esta experiencia y con ello podemos adorar a nuestro Buen Padre celestial por honrar la vida humana con su encarnación.1° Los niños deben estar sujetos a sus padres: la sujeción de los niños a sus padres está basada en lo siguiente:
  1. Es una determinación divina, (Efesios 6.1 y 2).
  2. Sus circunstancias: los niños pequeños, no pueden por sí solos subsistir sin el auxilio de personas adultas. Por esta razón los padres son los responsables directos de ser los proveedores de sus hijos en todo lo que respecta a sus necesidades básicas para la vida.
  3. La sujeción glorifica a nuestro Dios, pues aún nuestro Señor Jesucristo estuvo sujeto a sus padres terrenales. (Lucas 2.51) La niñez es una época muy corta y muy hermosa de la cual muchos acontecimientos quedarán grabados en la memoria, que nunca se borrarán, por ello es importante que los padres estemos atentos a la vida de los niños.

2° También es una época de formación: Los niños necesitan ser educados para transmitirles la información necesaria para poder interactuar con su entorno.

Puesto que Dios así lo determinó en su soberanía, cada individuo necesita ser educado por sus padres cuando éste aún es niño; en aspectos como el lenguaje, el aseo personal y todos los hábitos que deberán mantener en su vida. En este sentido, los padres son los responsables directos de dirigir a sus hijos pequeños en todas estas cosas.

  1. A) La formación de los niños se hace aún más necesaria por la realidad del pecado en sus corazones. El rey David lo dijo en el Salmo 51.5, además de que la Palabra de Dios lo declarara desde el mismo principio, (Gen. 8.21). Esto implica la inevitable realidad de que “la necedad está ligada al corazón de muchacho…” (Prov. 22.15). Los padres deberán educar a sus hijos para que puedan responder a diferentes circunstancias como niños y cuando sean independientes.
  2. b) La formación de los niños aún requerirá de medidas que incluyan la vara, según sea el caso, como medio correctivo (Prov. 22.15), esto sin duda que es todo un desafío para los padres; saber aplicar las medidas disciplinarias adecuadas a cada hijo según las circunstancias y esto sin olvidar el consejo del Señor. (Prov. 19.18).
  3. c) Los padres son los responsables directos ante Dios, de que sus hijos pequeños conozcan al Señor a través de los medios de Gracia como la oración, la Biblia, la asistencia a la cada de Dios, el canto el ofrendar etc. Y de manera especial, el ejemplo (Deuteronomio 6.6-9). Depende en gran medida de esta instrucción el que los hijos sean hombres y mujeres de un carácter cristiano capaz de responder a las exigencias del mundo.

 

  • Los peligros en la niñez.

 

1° Los niños por las mismas condiciones de su edad, están expuestos a una serie de peligros que como ya lo señalamos, pueden afectar grandemente sus vidas en un sentido negativo, entre estos están los siguientes:

  1. Los medios masivos de comunicación por los cuales pueden ser expuestos a información o a escenas muy inapropiadas y aún a información dañina sobre drogadicción y pornografía.
  2. Los hogares disfuncionales en los que los padres no cumplen con su respectivo rol, o donde no se ocupan de la instrucción de sus hijos por las abundantes ocupaciones.
  3. Los hogares donde la educación no está basada en la Palabra de Dios, sino en las ideas personales, humanas, psicológicas etc.
  1. LOS NIÑOS EN LA IGLESIA: Nuestro Señor da a los niños un lugar especial en su iglesia, aquí recordamos las palabras de Jesús en la ocasión cuando algunos padres quisieron llevar a sus niños a Jesús para que les pusiera las manos encima y los bendijera; los discípulos se enojaron y no querían que molestaran al Maestro, entonces Jesús les dice: “Dejad los niños venir a mí y no los impidáis; porque de los tales es el reino de Dios”. (Lucas 18.16). Por el ejemplo de la vida de Jesús podemos aprender lo siguiente:
  1. Presentar a los recién nacidos
  2. Bautizarlos
  3. Llevarlos al templo y animarlos a participar.
  4. Instruirles en el temor de Dios por medio de su Palabra.
  5. Algunos recibieron al Espíritu Santo cuando aún eran niños como Jeremías el profeta y Juan el Bautista.

CONCLUSIÓN: Que cada matrimonio se sienta privilegiado cuando llegan los hijos, pues los niños son una hermosa herencia de Jehová (Salmo 127.3) al mismo tiempo deben albergar en sus corazones la gran responsabilidad que ahora tienen para instruir a los niños en el Señor. (Proverbios 22.6)

 

“LA ADOLESCENCIA”

Tito 2.6

    1. Definición: Edad que sucede a la niñez y que transcurre desde la pubertad hasta el completo desarrollo del organismo.
    2. Los padres atentos a este tiempo de cambios Físicos y Emocionales.2° En la actualidad se ha confundido la adolescencia y se le considera como un periodo de condescendencia con el argumento de que están en una etapa difícil en el aspecto emocional 3° Nuestro Señor Jesucristo es nuestro ejemplo supremo, pues como hemos de saber, él también honró la adolescencia, aunque por supuesto que el concepto de esa época no era como la que nuestra cultura secularizada ha adoptado, pues se ha tomado un concepto amoral y lleno de libertinaje, rebeldía que la Palabra de Dios condena. (Éxodo 21.17).
    3. y con los varios cambios físicos; los niños experimentan un crecimiento muy rápido y nace en ellos la atracción hacia el sexo opuesto, ahora quieren arreglarse a su manera y buscan nuevas formas de amistad.
    4. 1° Si bien es cierto que es una época de cambios y de nuevos aprendizajes para los que dejan la infancia, también es cierto que nuestro Dios ha provisto de todas la herramientas necesarias para que el proceso sea de formación integral y sólida a través de la palabra de Dios.
  • El plan de Dios para los adolescentes: 2° Para tener un concepto adecuado de la edad juvenil es necesario repasar los consejos de Proverbios y observar que los jóvenes deben ser dirigidos en los siguientes aspectos:

 

  1. 1° La Palabra de Dios presenta varios pasajes en los que se nos habla de la adolescencia pero la conecta directamente con la época de la juventud, de hecho ese es el concepto que se conserva en las líneas sagradas, y es tan importante que nuestro Dios nos proporciona todo un libro (Proverbios) para la instrucción adecuada de ellos. (“para dar sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura” Pr. 1.4).
  1. El temor de Dios en sus corazones para ser sabios (Pr. 1.7; 2.6)
  2. En la formación adecuada de su carácter. (Pr. 1.3; 2.2)
  3. En la adquisición de un sentido de responsabilidad. (Pr. 6.6-9)
  4. A Saber manejar diferentes relaciones, como la amistad (Pr. 18.24; 6.1), los tratos con otras personas (Pr. 20.16), entre otros asuntos.
  5. Toda la Palabra de Dios es una buena fuente para los padres para ayudar a sus hijos a llegar a una madurez adecuada en sus vidas. (2 Tim. 3.16,17)
    1. El mandamiento de Dios a los adolescentes:2° Es de tanta importancia que los jóvenes aprendan bien esto que encontramos un mandamiento expreso en el decálogo, especialmente el quinto mandamiento (“Honra a tu padre y a tu madre, porque tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” Ex. 20.12).
    2. 3° Los jóvenes deben servir al Señor y deben hacerlo desde su juventud. (Lamentaciones 3.17). La juventud que se somete al Señor produce grandes resultados favorables en el pueblo de Dios y especialmente en sus vidas. Y es todo lo contrario cuando esto no sucede, como en el tiempo de Roboam hijo de Salomón heredero de su reino (2° Reyes 12.8) las consecuencias fueron desastrosas, pues no se sujetó al consejo de los adultos mayores y prefirió el de sus compañeros.
    3. 1° los adolescentes deben estar sujetos a sus padres y obedecerles mientras estén bajo su autoridad y tutela, así lo manda el Señor. (Ef. 6.2, 3).
  • Los peligros de la adolescencia.

 

  1. 1° Mencionaremos sólo los que pueden ser los peligros más comunes y de mayor impacto a los que se enfrentan en esta etapa:
  1. La educación sexual con un perfil amoral que reciben en la escuela (quiere decir que no lo señalan con lo que Dios dice que fuera del matrimonio es pecado).
  2. El acceso a la información masiva por el internet, esto les ofrece un mundo de información y lamentablemente mucha de esta puede ser muy destructiva.
  3. Las redes sociales y los dispositivos móviles, que los absorben demasiado, restando mucho tiempo que deben ocupar en otras actividades de mayor provecho.
  4. Los padres de hijos adolescentes tiene un gran desafío de educar a sus hijos hasta que logren madurar y caminar por sí solos en la vida.2° Es muy importante que en casa los hijos reciban la información adecuada acerca de la sexualidad con el respaldo de la Palabra de Dios de manera que tengan un panorama adecuado, pues por lo general se procura evitar estos temas que la Palabra de Dios toca sin problemas pues es parte de la creación sabia y perfecta de nuestro Buen Dios, pero señalar lo que la Palabra de Dios dice al respecto cuando se usa de manera incorrecta. (I Corintios 6.18 y Efesios 5.3) entre muchos otros pasajes. Animarles a guardar su vida sexual hasta el matrimonio y orar por ellos y con ellos por todos estos asuntos.4° Todas las etapas de nuestros hijos deben ser hermosas como lo declara la Palabra de Dios en el Salmo 127.3-5. Conclusión: Cuando dependemos de la Gracia de nuestro Señor y hacemos lo mejor de nosotros para que nuestros hijos crezcan podremos disfrutar con ellos el hogar que será un tiempo corto pues en el proceso serán cada vez más independientes al punto de que se irán de casa para formar otro hogar.
  5. 3° Como las comunicaciones ya son parte de la vida actual, es muy importante que los padres sepan establecer reglas adecuadas para que no se haga mal uso, por eso es necesario establecer horarios, y mantener una vigilancia continua sobre los sitios que visitan en el internet, animándoles a que hagan un uso adecuado a estas herramientas para el bien de ellos mismos, como lo dice Pr. 1.15; 4.24 y 6.27 entre otros. Es fundamental como padres basarse en la Palabra de Dios pues nuestra autoridad absoluta en cada caso, así nuestros hijos sabrán que no son solo cosas que no queremos que hagan porque ya no somos de su edad o porque seamos anticuados.
  6. 1° Deberán entonces esforzarse para que en el nombre de nuestro Dios los hijos sean de bendición y para ellos es necesario animarlos a que lean la Biblia, y que la lean juntos en casa; tener tiempos devocionales y de oración por sus vidas, aconsejándoles a que vivan para el Señor Jesucristo, a que asistan a la casa de Dios y participen con ánimo y responsabilidad en las actividades de la iglesia. (Los judíos llevaban a sus hijos a los doce años al templo, señalando con ello que ya eran responsables delante de Dios. (Nuestro Señor Jesús fue a esa edad al templo) Se debe motivar a los adolescentes a que tomen el ejemplo del Señor y se hagan miembros de la iglesia o congregación.

“LA JUVENTUD DE NUESTROS HIJOS”

Texto Eclesiastés 12.1

Lectura Bíblica Proverbios 1

Introducción

La juventud es una etapa hermosa del ser humano, donde, la fortaleza, el vigor, la agilidad y la capacidad del hombre se encuentra en su mayor apogeo.. Una etapa que los padres vivimos y ahora le llega a nuestros hijos, donde al tener hijos jóvenes es oír sus opiniones, sus platicas, ver que son independientes, que trabajan, que tienen sus propios problemas, que tienen amigos de su edad o más grandes, ver sus formas de divertirse diferentes a cuando Eran niños ¿Cómo lidiar con ellos porque ya son grandes?

  • ORAR A DIOS COMO LO HACÍA JOB. JOB 1.1-5
    1. Por qué su carácter está en proceso de formación y son muy susceptibles a probar o experimentar todo lo que ven, oyen que hacen las personas que los rodean, como amigos o compañeros del trabajo o de escuela o diversiones mundanales.
    2. Por qué son pecadores y necesitan ser salvos de la condenación eterna, por tanto orar por ellos que el Padre Eterno tenga Misericordia y les permita conocer a Jesús como Salvador del alma arrepentido.
    3. Que participen y se involucren en las actividades de la iglesia, para que puedan ser edificados en su vida espiritual si son cristianos y si no, para puedan oír el evangelio en las predicaciones que se dan en las diferentes actividades de la iglesia.
  • ENTABLAR UNA AMISTAD CONFIABLE COMO LEMUEL. PROVERBIOS 31.1-9
    1. Platicando con nuestros hijos, conociéndolos, en sus gustos, deseos, sus necesidades, sus planes, sus problemas. 2ª Timoteo 2.2
    2. Dar confianza a nuestros hijos que cuentan con nuestro apoyo, somos sus padres
    3. No dejando de aconsejar y de estorbarle cuando hace mal o quiere tomar decisiones equivocadas, y si esta obedeciendo seguir orando por ellos a nuestro Dios. 1 Samuel 3.12-13.
  • REAFIRMAR LA AUTORIDAD DE LOS PADRES. EFESIO 6.1-3
    1. Aunque sean jóvenes la autoridad de sus padres sobre ellos permanece, por tanto es responsabilidad de los padres establecer normas y reglas para dirigir su hogar y que ellos como hijos deben sujetarse con obediencia. Y la juventud no es excusa para no obedecer y respetar a los padres.
    2. El ejemplo de los padres es muy necesario porque a esta edad se dan más cuenta de la situación familiar, y de la manera en que se viven y se luchan en los días malos. Salmo 78.5-8
    3. También se les debe aplicar disciplina, su edad no es motivo para permitir todo, o también para que falten respeto a los padres, o faltar a sus responsabilidades y deberes. Efesios 6.4; Deuteronomio 21.18-21

 

CONCLUSIÓN

Como jóvenes debemos acordarnos de Dios en la etapa de nuestra juventud, la vida se va muy rápido, el tiempo se acaba, por ello debemos buscar a Dios ahora que se puede… antes de que sea demasiado tarde y nosotros como padres oremos a Dios y pongamos en práctica las enseñanzas de este estudio..

 

“EL NOVIAZGO DE NUESTROS HIJOS”

Texto Cantares 8.7

Lectura Bíblica 1ª Co 13.1-13

Introducción

Enterarnos de qué nuestros hijos se han enamorado o les gusta alguien, o que ya tiene novio o novia, es nuevo para un padre primerizo algunos padres dicen que sintieron feo… porque esto avisa que nuestros hijos están creciendo o han crecido, y lo que se veía muy lejos que ocurriera a llegado. Nuestros hijos van creciendo y algunos ya son jóvenes, sus cuerpos han cambiado, sus pensamientos, sus deseos, sus gustos y sentimientos han cambiado, esta comenzando otra etapa de su vida…

EL NOVIAZGO DE NUESTROS HIJOS.

  • ORAR A DIOS COMO ABRAHAM PREOCUPADO POR LA PAREJA DE SU HIJO. GÉNESIS 24.1-6
    1. Por la persona que será su pareja, también como padre o madre me corresponde orar, porque ya vivimos y sabemos que el matrimonio es hermoso pero hay dificultades, y es mejor enfrentarlos y luchar con el apoyo de la pareja adecuada.. Y no lo contrario.
    2. Para evitar apariencias, en el noviazgo la mayoría de las veces no se dan a conocer tal como es en realidad la persona, y se nos puede engañar, pero a Dios no, Él conoce el corazón y la intención de la persona que se pretende como pareja, Dios es el único que quita estas apariencias para que se muestren tal cual son. Jeremías 17.9,10
    3. Buscando que Dios nos dé sabiduría y nos capacite para tomar la decisión que definirá y marcará el rumbo de su vida, para honra de Dios o Para lo contrario. Y no escogiendo nosotros actuando como necios. Salmo 37.4,5
  • ENSEÑARLES A ESPERAR. Salmo 37.3
    1. La voluntad de Dios: en ocasiones es difícil cuando no hay candidatos o se está enamorado de alguien equivocado, sin embargo. Si ponemos en Dios nuestros sentimientos y procuramos esperar su respuesta, tarde o temprano Dios nos lo mostrará.
    2. A que no se aferre a él o ella si Dios ha dicho que no. Cuando Dios nos ha contestado y la respuesta es negativa y si ha confirmado Su respuesta sin duda duele, es difícil aceptar pero es lo que Dios quiere, cuando se ora a Dios, Él tiene poder para superar el sentimiento de amor que tenemos, por ello no debemos aferrarnos por que Dios todo lo sabe y conoce que no será de bendición para nuestra vida. Como por ejemplo Samsón Jueces 14.1-3,21
    3. A respetar su cuerpo y su pareja: hay límites para estar con la pareja, nosotros como padres debemos hablar con nuestros hijos de las sensaciones que ocurren en el cuerpo cuando se está con el sexo opuesto y más si hay alguna relación (el respeto) evitar tocarse partes del cuerpo que lleven a la excitación y relaciones sexuales, porque esto lleva muchas veces a matrimonios que la mayoría de las veces no son sanos y a veces ni a matrimonios, sino a madres solteras, cambiando prematuramente la vida de ella y de él. Recordemos que todo tiene su tiempo. 1ª Co 6.18-20;    Pr 5.3-8
  • NO INCONVERSOS (A)
    1. Está prohibido por Dios, si EL ha prohibido, quien somos nosotros para creernos más sabios, si EL ha hablado sus razones son justas y sabios y conoce lo que mejor nos conviene. 2ª Co 6.14
    2. Porque doblará su corazón a la Idolatría alejando al joven como hijo de Dios, porque sus pensamientos y deseos mundanos se mezclaran con el corazón del joven o señorita, desanimándolo y siendo obstáculo para la obra y el servicio a Dios. Éxodo 34.15,16
    3. Sus problemas se harán más grandes, sobre la educación de los hijos, sobre el lugar que le corresponde al esposo y esposa delante de Dios, las necesidades, la forma de enfrentar las dificultades, los lugares donde acudirán y muchas veces esperando que la pareja conozca a Jesús, si Dios quiere así será y si no morirá siendo inconverso. Amós 3.3

 

CONCLUSIÓN

La etapa de la juventud y el noviazgo es hermoso, se viven momentos únicos, pero no olvidemos que siendo jóvenes existe la falta de experiencia en ellos, por tanto Dios les guíe y que tengan un corazón dócil para oír consejo y analizarlo, rogando a Dios porque tomen la mejor decisión en cada situación que lleguen a vivir, y nosotros como padres no olvidar lo que hemos estudiado orando y aconsejando a nuestros hijos siempre.

“EL MATRIMONIO DE NUESTROS HIJOS”

Pasaje Bíblico: Mateo 19.1-12

 

Texto para memorizar: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se juntará a su mujer”. Marcos 10.7

 

Propósito: Entender y obedecer el mandamiento de Dios con respecto a la independencia del matrimonio.

 

Introducción: Dios presenta en Su palabra divina éste mandamiento en cuatro ocasiones: En Génesis 2.24, que podemos llamar mandamiento de la creación o institución, de forma paralela en Mateo 19.4-6 y Marcos 10.6-9, mandamientos del evangelio o cuestionamiento y en Efesios 5.31, mandamiento paulino o eclesiástico.

 

  1. Un mandamiento de creación e institución:

 

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y allegarse ha a su mujer, y serán una sola carne”.

Génesis 2.24

  • Una orden divina. Dios es quien ha creado el matrimonio y por supuesto quien tiene toda la autoridad para mandar y dirigir sobre él. Él lo diseñó sabiamente. Sin embargo a veces con nuestras costumbres, pensamientos u obras vamos en contra de la voluntad de Dios, dañándonos y dañando a nuestros seres queridos mismos a los que usualmente queremos ayudar. ¡Cuán importante es que la palabra de Dios guíe nuestras vidas!

 

  1. Establecida para la posteridad. Es absolutamente claro que el mandamiento que nos ocupa es perpetuo para la humanidad, desde que Adam y Eva no tenían padre ni madre humanos, sólo El Padre celestial; de modo que lo que Dios está estableciendo es para todo el género humano a través de todas las edades; naturalmente que no todos los hombres conocen u obedecen éstos mandamientos; sin embargo, la iglesia de Cristo no puede tener excusa alguna.
  2. Demanda ser obedecida. El dejar a los padres al casarse, claramente no significa olvidarlos, pero sí la ter a los padres al casarse, no significa olvidarlos claramente, pero s o en la obra vamos en contra de la volutad de Dios independencia del nuevo hogar; no es sano que un hogar trate de florecer a la sombra de otro, por supuesto que los padres del nuevo matrimonio deben aconsejar y orar, pero nunca imponer o entrometerse en la vida del matrimonio de sus hijos, aunque sea con buenas intenciones. A veces tratando de favor al hijo o a la hija se interviene, pero al hacerlo se les perjudica y se siembra una costumbre contraria al Señor. Debemos respetar a nuestros hijos como cabezas, aunque sean nuevas y respetar sus decisiones, aunque no sean de nuestro agrado; podemos decírselo, pero de manera respetuosa y no impositiva, como tampoco a nosotros nos hubiera gustado que se nos impusiera.
  1. Un mandamiento del evangelio o del cuestionamiento:

 

Y Él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo, Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne? Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre”.

Mateo 19.4-6

Pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se juntará a su mujer. Y los que eran dos, serán hechos una carne: así que no son más dos, sino una carne. Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre”.

Marcos 10.6-9

    1. Motivado por el divorcio. Ésta conversación viene a causa de quienes cuestionaban sobre la legalidad del divorcio; ante ello el Señor repitió las mismas órdenes para el funcionamiento del matrimonio; presentando los principios de separación, de unión y de intimidad y además del desagrado divino ante la falta de seriedad y facilidad del hombre por romper o separar el matrimonio; en ésta ocasión el mandato surge ante de la presencia de agentes que perjudican y destruyen el matrimonio.
  • Un gran riesgo no atenderlo. ¡Sólo Dios sabe cuántos matrimonios se han divorciado por la causa principal de la intervención de los padres/suegros! ¡Cuántos padres queriendo ayudar a sus hijos, siembran rencillas e inconformidad en los cónyuges de sus hijos separándolos más en cada ocasión que intervienen! Es cierto que no siempre se separan los matrimonios, pero también es cierto que siempre se dañan.

 

  • Fundamental para la unidad matrimonial. Ningún matrimonio podrá fundirse completamente uno con el otro cuando hay alguien en medio. ¿Cómo puede haber unidad en la decisión de ambos cuando alguien más opina y/o dirige? A los ojos de Dios, es posible que hayan sugerencias y consejos; pero sólo dos votos. El del esposo y la esposa. ¿Cuántos matrimonios hay en que uno de los dos se entera de decisiones grandes en la vida del hogar que ya fueron tomadas por papá y esposo, hermano, etc.? Esto no es sano ni bíblico.

 

  1. Un mandamiento paulino o eclesiástico:

 

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se allegará a su mujer, y serán dos en una carne”.

Efesios 5.31

  1. Que simboliza la unión de Cristo con Su Iglesia. En el mandamiento que presenta el apóstol Pablo, está motivado para simbolizar la maravillosa y santa relación de Cristo con Su Iglesia como esposos; ¡En cuánta estima y solemnidad deberíamos tener la institución del matrimonio! Del santo matrimonio por supuesto cuando la pareja pide la bendición de Dios y le invita formalmente a su hogar; es tan triste que haya muchas familias cristianas que tienen en poco casarse por la iglesia y buscar formar un santo matrimonio cuando sólo se han casado civilmente, siendo Cristo nuestro ejemplo supremo.
  2. Implica la solidez de la iglesia y del hogar. Ésta unión es para la salud de la iglesia, la salud espiritual por supuesto; por lo tanto también de la familia cristiana, por supuesto, ésta salud sólo será posible si se aplican los preceptos de la palabra divina, de otra manera, el fracaso se asoma: el hombre debe amar y cuidar; la mujer respetar y someterse; los hijos obedecer en El Señor, los demás, llámense padres, hermanos, primos, amigos, vecinos o cualquier otro grado de cercanía, orando, aconsejando y absteniéndonos de intervenir reconociendo el principio de separación que Dios ha fijado. Vale la pena señalar que cuando tenemos dificultades en los matrimonios si podemos y debemos buscar ayuda, pero en los lugares adecuados. En aquellos ministros que Dios ha puesto para cuidarnos espiritualmente en primer lugar.
  3. Que nadie debe vulnerar. Un aspecto importante a considerar finalmente, es cuando se vulnera la autoridad del matrimonio en su carácter de padres. Hay muchos abuelitos, tíos, parientes, amistades, etc., que no respetan la autoridad de uno o ambos padres teniendo en mente muy buenas excusas como comprarles un juguete, una golosina, llevarlos a algún lugar, o alguna otra cosa similar; en apariencia un bien para el pequeño; sin embargo no lo es. Se resta la autoridad paterna o materna a sus ojos; se provocan conflictos ente el matrimonio y sobre todo se desobedece a Dios quien ha dado ésa autoridad a los padres, no a los abuelos o tíos y demás.

Conclusión: Debemos, amados hermanos, someternos a la sabiduría y voluntad divinas; nuestros pensamientos e intenciones por muy nobles que los podamos creer, nunca podrán ser mejores que los que Dios indica. Cuando El Señor da estos mandatos de forma repetida (cuatro veces) nos dice también cuán serios e importantes son. Y si bien Dios tiene autoridad para determinar todo, sabemos que lo que nos manda, es para nuestro bien. Obedezcamos a Dios en el matrimonio de nuestros hijos.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: